A A
RSS

¿Por que no nos sana el Señor? por Isabel Cartin

Vie, Jun 3, 2011

Otras


Estoy consciente de la realidad del Salmo 103:3. “Él es que perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias”.

Desde mi conversión, miré la sanidad de un joven agonizante de una larga enfermedad que duró 13 años; hasta aquella noche en que una oración de fe, lo levantó y amaneció completamente sano.

De allí en adelante, y sobre todo en mis años de evangelista en las naciones, he visto muchos y grandes milagros de sanidad; así como también he orado por algunos enfermos y nada pasa.

¿Por qué no nos sana el Señor?

Hay muchas razones.

Así como el hombre en su configuración tiene cuerpo, alma y espíritu; nuestro amado Sanador sabe cuál de las tres áreas que componen al hombre, hay que sanar con mayor urgencia.

El hombre clama por la sanidad de su cuerpo, sin darse cuenta que su parte espiritual está muerta en muchos casos. La prioridad para el hombre es su cuerpo, en aquello que se ve.

El apóstol Pablo dijo: “No mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las que se ven son temporales, pero las que no se ven, son eternas”.

Debemos de cuidar nuestros cuerpos, porque son templos del Espíritu Santo (I Cor. 6:19). Pero en orden de prioridad, debemos tener cuidado por nuestra parte espiritual.

El apóstol Pablo nos da un ejemplo claro de su lucha con su cuerpo, que le llama aguijón.

En II Cor. 12:1-9. El comprende que aún ese aguijón en su carne tiene un plan de Dios para su vida, y es tenerlo en un equilibrio para que su alma no se enaltezca sobremanera.

Cuando tú, mi amado hermano o amigo, no recibes sanidad, recuerda lo que dijo el Señor al apóstol: “bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad”.

Muchos han sido sanados y están transitando la calle de los malagradecidos, sin darle gloria a Aquel que los sanó.

Querido hermano o hermana, si usted ha orado por su sanidad y nada pasa, no se aflija su corazón. Si tu vida es transparente, recuerda, que estás en las manos del Señor; que a los suyos, nada, absolutamente nada les pasa por casualidad. Hay un plan en los cielos para tu vida eterna. Recuerda que estamos de paso, somos peregrinos y extranjeros en esta tierra.

“Por tanto no desmayemos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros una cada vez más excelente y eterno peso de gloria”. II Cor. 4:16-17.

Sabemos que la enfermedad proviene de varias fuentes. Puede ser del pecado, del descuido con tu salud y aún de Satanás. Pero recuerda que Satanás no puede tocar tu cuerpo sin la voluntad permisiva de Dios; así como lo hizo con Job.

Que podamos extender nuestra mirada más allá de nuestros dolores y padecimientos, diciendo con fe y seguridad: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.

 



One Response to “¿Por que no nos sana el Señor? por Isabel Cartin”

  1. Didier Salazar dice:

    Soy Cristiano hace 10 años y hay muchas cosas de las cuales me he sanado espirituales y algunas físicas pero hasta este momento habia aplicado esta teoria, y podia tener veracidad, pero que pecado puede haber en un bebecito el cual desde su nacimiento entrege al Señor…he estado orando y no han habido respuestas concretas del Señor estoy bastante confundido pero sigo esperando en el Señor…miraremos que pasa mañana…que alegria tan grande sera darle gloria al señor

Dnos su opinin sobre esta noticia

You must be logged in to post a comment.